New
product-image

¿Acaso ya no debe creer uno en las palabras?

0

No Disponible

Sin Stock

Juan José Escobar López

Descripción

El devaneo entre literatura y filosofía aquí dispuesto, lleva la historia de la humanidad a cuestas. Las tecnologías de la palabra, en términos de Walter Ong, comprenden un laberinto desbordado; sin embargo, nuestro autor, no pretende ir más allá de destruirlas, el desea algo mejor, superarlas. Desde su plano como lector habitante de una serie de paradigmas en la posmodernidad y contemporaneidad, aquí se trata de romper la camisa de fuerza y, con punzadas, buscar una comprensión lógica de los fenómenos estéticos y críticos. Me recuerda a Rémi Brague, cuando dice: «La meta de la apropiación histórica del pasado no es otra que la comprensión profundizada del presente». Entonces, los devaneos sospechados por Foucault son igual de accesibles e inaccesibles al hablar de una Ontología de la actualidad y la pregunta de si la filosofía puede tratar la actualidad. ¿Puede este texto tratar la actualidad?, ¿puede concebirse como una probable ontología actual de la literatura?

      Más allá de los enigmas teóricos, quiero mencionar un determinante formalismo abrigado por gestos indiscutibles de elegancia; sus pistas me han anunciado tristeza y valentía.

       Al final, obtenemos la esperanza por refundar una tragedia que inaugure la alegría de la discusión erótica, y un par de trancazos a la hora de pensar el acontecimiento estético del futuro.

Sebastián Pinchao


Esta es a mi parecer, una visión en retrospectiva de esos estudios que fluyen en tiempos de distancia, en plena liberación de los misterios inasibles de la criatura pensante, esos, que en escape descalzo hacia tierra libre de ostento escogen el viento que debatirá con el palpitar de su argumento, y que se van convirtiendo en recogimientos para arrastrarlos luego por oídos prestos a la expansión en una manifestación del pensamiento edificado en las consciencias históricas, caudalosas, que sobrepasan los tiempos y desestabilizan al ser predeterminado entre el sentir natural de la carne, la devoción mística o teológica y el divagar de la mente curiosa.

Pensamiento que reposa asentado en la glorificación de las letras, en el desglose de sus concepciones, en la cumbre consciente de cada etapa, encuentro, choque o mediación, estallando la unidad de lo epistémico hasta el inevitable fraccionamiento de las consideraciones individuales, transición de mudados conceptos cadavéricos con un hálito contemporáneo de ejercicio dubitativo, hacia una transfiguración de la historia versus la existencia evolutiva, así como Cioran respecto de Valéry en el ensayo –Valéry frente a sus ídolos- refería: "(...) transformarse en relojero, ver por dentro, no dejarse embaucar. Según su concepción del hombre, el valor de este se mide únicamente por su capacidad de desacuerdo, por el grado de lucidez que alcanza. Semejante exigencia de lucidez hace pensar en el grado de despertar que supone toda experiencia espiritual, determinado por la respuesta dada a la pregunta capital: ¿Hasta dónde se ha llegado en la percepción de la irrealidad?", tal es el despabilamiento del ser convulso que ha de despojarse de lo que cree dominado para reutilizar las fichas de lo fundamental y recrear los giros versátiles de lo conceptuado a través las generaciones, hasta humanizar esas inquietudes del ser que entre pausadas fluctuaciones nominarán los arribos de contemplación propios de la mente ávida de saber de un individuo de este periodo de la humanidad.

Armadura de Hueso


Pueden adquirir el ebook aquí.